Seguir por email

jueves, 9 de septiembre de 2010

QUÉ HE APRENDIDO AL SUPERAR UN CÁNCER SIN TRATAMIENTO MÉDICO. CONSEJOS BASADOS EN EL ÉXITO DE UNA EXPERIENCIA.


Digamos que mi vida tomó una dirección diferente, cuando hace más o menos dos años, unos bultos aparecieron en mi cuello. Después de varias pruebas médicas (escáner, biopsias…etc) el diagnóstico era claro: linfoma no hodgkins en estadío 4. Esto, hablando en cristiano, es lo que llamamos un cáncer del sistema linfático.

Después de esta pequeña introducción, os contaré que el final de la historia es un final feliz. Pero no sólo porque mi cuerpo pudo eliminar esas “células diferentes” sin  ningún tipo de terapia médica tradicional, sino porque aprendí que la enfermedad puede llegar a ser una enorme bendición y una gran maestra.

Pero iré por partes, la verdad es que aparte de mis padres, mi mujer y mis jefes del trabajo, nadie más sabía lo que me habían diagnosticado. Mi intuición me decía que el camino sería más llevadero de esta forma. Ahora, un par de años después, poco a poco voy compartiendo mi historia y espero que la misma sea una fuente de inspiración para cualquier persona….¡Ojo! No hace falta que la vida te ponga contra las cuerdas para aprender a valorar lo interesante que es cada detalle, cada persona y cada momento que nos es regalado.

Desde el diagnóstico, hasta lo que me dijeron que era “una remisión espontánea”(osea que estaba curado) creo que pasaron unos seis meses. ¿Pero, qué pasó en ese tiempo? Pues que comprendí una serie de cosas que creo que nos pueden servir a todos de guía, son las siguientes.

*En mi caso, para llevar a mi cuerpo de nuevo a un estado de salud, lo que utilicé fue:


  • Control por parte de un médico
  • La meditación y la relajación (cada día realizaba ejercicios en los que veía a mi cuerpo sano).
  • El reiki (mi amadísima mujer aprendió conmigo esta técnica que juntos o yo en solitario usaba cada día).
  • Una alimentación adecuada (principalmente vegetariana, alejada de lácteos, productos industrializados y azúcares. Es decir, un cuerpo que no está demasiado envenenado, trabaja mejor para sanarse).

*Aprendí que todos tenemos “cáncer” en todo momento, o un conjunto de células que se reproducen “alocadamente”, ¿entonces por qué a unos le afecta y a otros no?. Una de las soluciones a esta ecuación es el sistema inmunológico.

*La idea de mi sanación la tenía bastante clara, cuando nuestro sistema inmunológico está sano, puede con todo, es capaz de curar cualquier cosa (repito, cualquier cosa). Para ello, hay que saber que:


  • El estrés inhibe este sistema de defensa del cuerpo (benditas relajaciones y meditaciones que siguen acompañándome cada día y hacen que pueda disfrutar y entenderme mejor)
  • La comida en general es auténtica basura (aprende a comer sano). 
  • Abusar de los medicamentos en general no es lo más recomendable 
*Lo normal es que el ritmo de vida que tenemos genere que nuestros cuerpos sean muy “ácidos”. Por ello debemos equilibrarnos hacia un estado más alcalino con todos los métodos anteriormente citados.


*No voy a extenderme con estos métodos, si queréis (permitidme tutearos) puedo sin problemas compartirlos con todo aquel que esté interesado, como ya hago a través de mi página (
www.davidserrato.es) o en charlas personales y conferencias.

*No digo que se deba seguir mi camino, pero desde el principio elegí no utilizar terapias químicas o de radiación (ya que inhiben el sistema inmunológico). 

*Creo francamente que la gente que supera este tipo de desequilibrio del cuerpo, es aquella que experimenta un cambio de forma de ver y valorar la vida, son aquellos que se dan cuenta de sus prioridades, aquellos que quieren disfrutar su presente.

*Y ahora os doy “mi secreto”.
La vida me ha enseñado que la enfermedad es una bendición, una llamada del cuerpo para explicarnos que hay algo que estamos haciendo mal, que hay cosas que debemos cambiar en nuestra vida. Estos avisos pueden ser leves como una gripe (que no es más que una forma del cuerpo de decirnos que está agotado y necesita descansar) o más desesperados como un tumor (en este caso la llamada es más severa). Os aseguro que el cuerpo nos ha avisado a todos antes de llegar a este punto, con toques más leves que se van incrementando hasta llegar a ese cáncer, pulmonía, sida o lo que nos toque.

*Este puede ser el consejo más importante de todos:


  • Examina tu vida, siente si vas por el camino adecuado, si das valor a lo que realmente lo tiene. Para un momento y describe los objetivos de tu vida. ¿Vas a por algo? o eres una oveja más que bebe coca-cola, compra en el corte inglés y se cree a pies juntillas los objetivos de vida con que la caja tonta nos bombardea cada día. Pues hijo mío, ha llegado la hora de despertar.
Toma las riendas de tu vida, fíate un poco más de tus intuiciones y tus emociones. Estos  simples pasos desembocan en tu felicidad ¡tu cuerpo te lo agradecerá! A mí ya me lo ha agradecido y yo hay pocos días en los que no agradezca el cambio que todo esto tuvo en mí. ¡Me encanta mi vida actual!

Busca y encontrarás 

Un abrazo desde mis 34 años de caminar por esta vida.DSR